Latindadd

Todos

Empresas tienen millonarias deudas tributarias con Estado peruano

A finales de 2021 la deuda tributaria en el país alcanzó los S/23.845 millones (a mediados del 2022 sumó S/27.396 millones), de ese total aproximadamente S/ 20.267 millones han sido apelados o reclamados ante alguna instancia; es decir, el 85% de la deuda tributaria al 2021 tiene potencial de descalificarse o anularse, según se advierte en el documento “Grandes deudas tributarias y justicia fiscal”, elaborado por Francisco Durand.

Viendo al detalle el total de la deuda tributaria al 2021 asociada a las etapas procesales se tiene que casi 90% (S/ 18.240 millones) del monto bajo análisis se encontraba en litigio, principalmente en apelación ante el Tribunal Fiscal (S/ 12.217 millones); apelada frente a la Sunat (S/ 4.946 millones) y reclamada frente a la misma administración tributaria (S/ 3.138 millones). Además, en proceso de cobranza (S/ 2.130 millones), la mitad recurriendo a los procesos de facilitación ante INDECOPI. Esto refuerza la percepción de que los montos adeudados se diluyen entre procesos y reclamaciones que posibilitan los vencimientos legales de la obligación en etapa de cobranza coactiva.

El detalle de la deuda por etapa procesal se aprecia en la “Tabla 2. Estado actual de las controversias tributarias, a 2021”, del referido documento, que ha sido elaborado por la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social – Latindadd.

“Esto refuerza la percepción de que los montos adeudados se diluyen entre procesos y reclamaciones que posibilitan los vencimientos legales de la obligación”, precisa Durand.

Deuda por antigüedad

A finales del 2021, de acuerdo con la investigación de Durand y Latindadd, la deuda tributaria por antigüedad la lideran la Compañía Minera Volcan S.A.A., Unión de cervecerías Peruanas Backus y Johnston S.A.A, ambas con 19 años. La deuda de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas alcanza los 18 años, Telefónica del Perú y Luz del Sur (17 años), Scotiabank Perú (15 años), Universidad San Ignacio de Loyola y Banco Internacional del Perú – Interbank (14 años). Por último, Latam Airlines Perú (12 años).

Si se considera el top 10 de empresas con deudas de mayor antigüedad, se tiene que todas las empresas listadas han estado vigentes por más de 10 años, confirmando la hipótesis de Durand de las “extensiones” excesivas en el procesamiento de estas deudas.

Empresas con mayor deuda tributaria

El documento revela que la deuda de Telefónica del Perú suma S/ 4.975 millones, le sigue Unión de Cervecerías Peruanas Backus Y Johnston (S/ 1.884 millones), Scotiabank Perú (S/ 1.511 millones), Minera Las Bambas (S/ 1.427 millones), Compañía Minera Antapaccay (S/ 1.379 millones), Gasoducto Sur Peruano (S/ 837.7 millones), Telefónica Móviles S.A. (S/ 653 millones), Latam Airlines Perú (S/ 635 millones), Veta de Oro del Perú (S/ 626.7 millones) y Telefónica Móviles S.A.C. (S/ 577.9 millones).

Es decir, aproximadamente el 26.2% de las acreencias son de Telefónica S.A, le sigue el grupo AB Inbev (8.5%), el grupo Glencore (7.6%) y Scotiabank Perú (6.5%); esto muestra los diversos sectores de las empresas endeudadas: telecomunicaciones, industrial, minero y financiero.

A favor de los deudores

Una vez determinada la existencia de deuda tributaria tras el proceso de fiscalización correspondiente, el contribuyente puede apelar dicho resultado ante el tribunal fiscal. De acuerdo con la investigación, se tiene que la mayor parte de la deuda tributaria registrada a 2021 (aproximadamente 90%) se encuentra en esta fase. Tras subsanarse la impugnación, o de no hacerse en el plazo estipulado, inicia el procedimiento de cobranza coactiva. Este, permite a la administración tributaria ejercer su facultad coercitiva en la cobranza de la deuda. Solamente 4.5% de la deuda tributaria total a este año está en esta etapa.

A continuación, el estado peruano provee un proceso de facilitación para que las empresas con crisis de deudas puedan cumplir sus obligaciones. A través de procedimiento concursal, Indecopi se encarga de implementarlo; 4.4% de la deuda tributaria registrada a 2021 está en esta instancia. La legislación peruana contempla un paso adicional de reclamación.

Argucias legales

Los principales mecanismos de judicialización utilizados en casos de deudas tributarias son: demanda contenciosa administrativa para reclamar en el Poder Judicial sobre el tributo; recurso de amparo para reclamar en el Tribunal Constitucional sobre los intereses moratorios de la deuda; y, nulidad de la resolución de la Corte Suprema. Todas estas instancias de apelación y revisión de sentencias previas son la principal causa de dilatación de los procesos.

La deuda tributaria por IR de Telefónica para los años fiscales 2000 y 2001 ascendía a S/ 2,163 millones: S/ 582 millones por capital no pagado; S/ 852 millones por intereses moratorios; y S/ 729 millones por intereses asociados al exceso del plazo legal. Esta última se exoneró mediante un fallo del Tribunal Constitucional por mayoría el 28 de enero de 2021.

“El problema de fallar a favor de una empresa con prácticas sistemáticas de este tipo es que se sienta un precedente, haciendo más difícil el cobro de deudas posteriores de este contribuyente. La otra complicación es que este tipo de fallos sirven como señal para que otras empresas con suficientes recursos para sostener un proceso continuo de judicialización y apelación, utilicen la misma estrategia”, considera el autor del documento.

Recomendaciones

En la incansable búsqueda de fortalecer la recaudación tributaria en Perú y alcanzar una justicia fiscal equitativa, Francisco Durand presentó un conjunto de recomendaciones estratégicas que podrían marcar un punto de inflexión en la gestión tributaria del país.

Una de las principales propuestas del autor es la urgencia de simplificar el sistema de declaración y fiscalización tributaria. En este sentido, recomendó la creación de un entorno más claro y accesible para los contribuyentes, eliminando obstáculos innecesarios que puedan dificultar el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Además, la necesidad de establecer una coordinación más sistemática y clara entre el sistema judicial y las entidades operativas, como la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). La colaboración efectiva entre estas instancias resulta esencial para agilizar los procesos y garantizar una fiscalización más eficiente.

Para respaldar estas iniciativas, se propone la adopción acelerada de la digitalización y automatización en los procesos tributarios. La implementación de tecnologías avanzadas no solo optimizaría la eficiencia, sino que también reduciría posibles brechas y errores en la recaudación. Este enfoque moderno promete agilizar los procedimientos y proporcionar una mayor transparencia en todas las fases del proceso fiscal.

Desde la justicia fiscal, el documento elaborado por Durand, plantea construir alternativas que incluyan los siguientes elementos: transparencia, legalidad, institucionalidad, responsabilidad empresarial y movilización política.

Nota de actualización
El informe Grandes deudas tributarias y justicia fiscal, redactado por Francisco Durand, ofrece un análisis detallado de las cifras oficiales hasta el año 2021. Lamentablemente, la información no pudo ser actualizada debido a problemas de salud del autor, los cuales resultaron en su fallecimiento. Este trabajo representa una valiosa contribución al debate sobre la equidad fiscal, a pesar de las limitaciones temporales impuestas por circunstancias adversas.

Según información de la Sunat, a mediados de 2022 la deuda acumulada de las empresas con el Estado peruano ascendía a S/27.396 millones. Como destacó Durand en su análisis, las principales entidades deudoras ante el fisco mantienen su posición predominante. En primer lugar sigue Telefónica del Perú (S/5.450 millones), Unión de Cervecerías Peruanas Backus Y Johnston (S/ 1.923 millones), Minera Las Bambas (S/ 1.465 millones),Scotiabank Perú (S/ 1.311 millones), entre otros.