Latindadd

Justicia Fiscal

Urge nuevo pacto fiscal para América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe vive una situación extrema. Está siendo afectada por múltiples crisis: económica, sanitaria, social, climática y varias más, que la mantienen en modo “supervivencia” e impiden su desarrollo, al tiempo que se agudizan sus problemas estructurales: desigualdades, exclusión, pobreza y hambre.

Ya no hay espacio para poner en marcha políticas de ajuste y austeridad sin que esto signifique que más personas vivan en condiciones de pobreza y de inseguridad alimentaria, sin acceso a servicios públicos, entre otras carencias que estas medidas traen consigo.

Con este telón de fondo se desarrollará la “Cumbre de Latinoamérica y el Caribe para una tributación global incluyente, sostenible y equitativa”, los días 27 y 28 de julio, en la ciudad de Cartagena, Colombia. A este espacio se han convocado los ministros de Hacienda y de Economía de los países que conforman la región, para buscar posiciones conjuntas sobre lo que requiere un sistema fiscal a la altura de estas demandas.

La Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social – Latindadd saluda la iniciativa del Gobierno de Colombia, a cargo de Gustavo Petro, quien convocó a esta primera cumbre. Este espacio materializa las movilizaciones que las organizaciones de sociedad civil que trabajan sobre la justicia fiscal han venido impulsando desde hace más de una década. Y es que el sistema actual permite la implementación de una serie de mecanismos que saquean las arcas públicas y requieren de acciones de combate frontal contra la evasión y elusión tributaria de las grandes corporaciones y empresas, y la eliminación de los privilegios fiscales que agravan la desigualdad en nuestros países. 

Es urgente establecer sistemas tributarios progresivos, donde la gran presión fiscal no recaiga sobre el ciudadano, por la vía de los impuestos al consumo, sino que se establezcan escalas progresivas y coherentes con los objetivos de reducción de la desigualdad. Lo anterior también requiere que se fijen impuestos a las grandes fortunas y patrimonios y se busquen herramientas que permitan a los sistemas fiscales responder a las formas de producción, consumo y comercio contemporáneas. Finalmente, en este contexto es inminente la necesidad de eliminar las guaridas fiscales, pues son los canales que usan las grandes corporaciones y millonarios para esconder sus fortunas y no tributar.