Latindadd

Economías Transformadoras

Futuro de la Amazonía en manos de la integración

Este fin de semana se reunieron los presidentes de los países amazónicos. Su integración es esencial para incidir sobre el contexto global y para realizar acciones Contundentes en materia climática.

Este fin de semana se reunieron los presidentes de los países amazónicos. Su integración es esencial para incidir sobre el contexto global y para realizar acciones contundentes en materia climática.

Vladimir Montaña* y Germán Niño**

Un adelanto de tareas

En agosto se llevará a cabo la Cumbre de Países Amazónicos de Belém do Pará. Para adelantar acuerdos, los presidentes se reunieron en Leticia del 6 al 8 de julio para la Pre-Cumbre.

En este primer encuentro se dejó sobre la mesa la urgente necesidad de transformar la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) para garantizar su pertinencia y legitimidad.

La OTCA es una instancia multilateral con sede en Brasil fundada en 1998 pero que hasta este fin de semana solo se había reunido en tres ocasiones. La conforman ocho países amazónicos, con excepción de la Guyana francesa, y su consolidación como bloque multilateral será el objetivo fundamental de la Cumbre de Belém do Pará. Consolidación que será la clave para llegar con una visión unificada y beligerante a la próxima COP, que se desarrollará en el Medio Oriente.

Los desafíos de la integración

El camino de este proceso no es sencillo y tiene varios desafíos:

  • Las serias crisis internas que enfrentan tres de los países miembros (Venezuela, Perú, Ecuador) ponen en vilo su legitimidad, fundamental para las relaciones internacionales y la gobernabilidad.
  • La aplicación de medidas como la Consulta previa, libre e informada que permitan a los pueblos indígenas participar de manera oportuna, adecuada e informada de las instituciones e instancias del organismo.

Los indígenas están solicitando una seguridad jurídica de sus territorios con capacidad de gestión político-administrativa. Señalan que la autonomía y gestión de los resguardos ha demostrado ser la medida más efectiva en la defensa de la Amazonía. Por eso piden su inclusión en instancias que no sean apenas consultivas.

  • La presencia de la sociedad civil en cabeza de las redes Fospa (Foro Social Panamazónico), AMA (Asamblea Mundial por la Amazonía) y la Repam (Red Eclesial por la Amazonía). En diferentes foros y encuentros, estas redes han formulado propuestas transformadoras que se afirman en el respeto y cumplimiento de los derechos humanos y el Cuidado de la Naturaleza, y que deben ser consultadas en el nuevo espacio multilateral.
  • La cooperación internacional será focalizada. Se está construyendo una agenda de relaciones de la región con el resto del planeta que será vital para orientar el trabajo de la cooperación Internacional.

Los gobiernos de derecha que no avancen hacia el OTCA saben que podrán perder muchos recursos provenientes del norte. Perderán autonomía económica en el marco de la disputa geoestratégica entre China y USA, y con la Unión Europea respecto de los proyectos de canje de deuda por cuidado del medio ambiente o la financiación de modelos de desarrollo planteados por la Banca Internacional. No es equivocado afirmar, de ninguna manera, que la Amazonia es un paraíso en disputa.

La integración que se propone con la OTCA cambia la dimensión de la territorialidad, introduce novedades en la gobernabilidad, crea espacios de participación y desafía las relaciones entre gobiernos y entre pueblos.

Una integración adecuada deja de ser una integración solo entre gobiernos a una integración entre pueblos. Los gobiernos tienen el desafío de construir políticas públicas incluyentes y participativas regionales inter-amazónicas.

Sin embargo, la idea de un Parlamento Amazónico, o de un foro permanente de alcaldes y gobernadores de ciudades amazónicas, se enfrentan a la acción política de partidos políticos contrarios y deja en entredicho la participación efectiva que reclaman los indígenas y las poblaciones diversas que habitan la Amazonía.

Las ideas de combate a la ilegalidad, como se discutió en Leticia, no es un asunto meramente policial pues las economías ilegales están en la base de la economía social del Amazonas. Si bien son bienvenidas ideas como el Centro de Cooperación policial o la conformación de un Centro de Control de tráfico aéreo integrado, resulta plausible que, como ocurre con las drogas, el mayor control aumente los réditos de los diferentes tipos de tráfico existentes (oro, mercurio, madera, animales, drogas).

Resultados sin precedentes o catastróficos

La Cumbre de los Presidentes de la Amazonia y la idea de fortalecer una organización multilateral de carácter socio-ambiental marca un nuevo rumbo en la integración sudamericana. De los desafíos de la CELAC, Mercosur e incluso UNASUR, se pasa a una organización que puede tener impacto efectivo en instancias mundiales.

Una integración adecuada deja de ser una integración solo entre gobiernos a una integración entre pueblos.

La OTCA sí podría presionar a los países del norte global para que cumplan con la promesa de 100.000 millones para la acción climática. También podría acabar la ínfima participación de los países amazónicos en escenarios como el Fondo Mundial para el Medio Ambiente, donde Brasil, Colombia y Ecuador tienen que compartir un solo escaño.

El fracaso de este esfuerzo dará como resultado la extinción del bioma amazónico, la extinción física y cultural de los pueblos originarios y un aumento del delito en sus múltiples expresiones a escalas inmanejables. El peso simbólico de este fracaso es de una magnitud tan grande que afectaría el espíritu fundamental de América Latina y con este al espíritu fundamental de nuestra especie como civilización.

Encuentra más información en RADIO PARA EL CAMBIO

FUENTE