Latindadd

Economía Feminista Nueva Arquitectura Financiera

Año 2025: compromisos internacionales en la mira de mujeres latinoamericanas

El año 2025 será sumamente importante para las mujeres del mundo y, particularmente, para las latinoamericanas. Varias conmemoraciones y reuniones relacionadas con los derechos de las mujeres, la reducción de las desigualdades y el compromiso del financiamiento de estos objetivos serán motivo de atención sobre todo por parte de las organizaciones y movimientos feministas. 

En primer lugar, se cumplirán 40 años de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing realizada en 1995. Este evento de significativa relevancia se concretizó en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing que fue firmada por 189 países y constituyó un compromiso sin precedentes en la promoción de los derechos de las mujeres y la transversalidad de la perspectiva de género en las políticas públicas.

No cabe duda que 40 años después ha habido avances para las mujeres latinoamericanas; sin embargo, la deuda social sigue siendo grande sobre todo en los determinantes estructurales de las desigualdades de género y de su calidad de vida. El desafío de impulsar los Objetivos de este instrumento sigue estando vigente.

En 2025 también se realizará también la Conferencia sobre Financiamiento para el Desarrollo. La efectiva vigencia de los derechos humanos exige contar con recursos que no solo financien las acciones necesarias, sino que lo hagan de manera justa.

Esta conferencia tiene sus antecedentes en 2002, en Monterrey (México) donde se realizó la primera conferencia internacional sobre Financiación para el Desarrollo (FpD) en el que se establecieron los principios básicos. Luego del Consenso de Monterrey se realizaron otras dos conferencias internacionales: la Conferencia internacional de seguimiento de 2008 sobre la financiación para el desarrollo destinada a revisar la aplicación del Consenso de Monterrey (Doha, Qatar) y la tercera conferencia internacional en Addis Ababa, Etiopía en 2015 que dio como resultado la Agenda de Acción de Addis Abeba (AAAA).

En 2025, a 10 años de este último documento, se espera volver a convocar a los representantes de países, organismos internacionales y sociedad civil con el objetivo de aprobar un nuevo marco de financiamiento para el desarrollo dada la brecha de financiamiento actual no solo para garantizar los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados en 2015 como continuidad de los ODM sino también las políticas para enfrentar los múltiples riesgos vigentes alrededor del mundo que convergen en lo que algunos autores están llamando policrisis: endeudamiento, crisis climáticas y de reproducción social, nuevas epidemias y grandes migraciones.

Finalmente, en el marco de un proceso regional se realizará en México la XVI Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe. Esta conferencia adquiere relevancia por el importante antecedente generado en la XV Conferencia 2022.

En el Compromiso de Buenos Aires, aprobado en la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe (2022), el cuidado se ubica en el centro de un nuevo estilo de desarrollo que prioriza la sostenibilidad de la vida y del planeta. Los Gobiernos llamaron a impulsar planes de recuperación con acciones afirmativas para el logro de la igualdad sustantiva, que promuevan los sistemas integrales de cuidado, el trabajo decente y la plena, significativa e igualitaria participación de las mujeres en posiciones de liderazgo en sectores estratégicos de la economía para lograr una recuperación transformadora con igualdad de género orientada a la sostenibilidad de la vida y para transitar hacia la sociedad del cuidado.

En el Compromiso de Santiago, aprobado en la XIV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe (2020), los Gobiernos reafirmaron los compromisos asumidos en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing a 25 años de su aprobación, por lo que en 2025 se proyecta un estrecho diálogo entre los compromisos de índole global con los compromisos regionales.